Ikea construirá todo un vecindario en Londres

Ikea Land

Ikea vuelve a ser noticia. Después de sorprendernos con un “reality show” en el metro de París, o permitiendo que los ciudadanos chinos hagan uso de sus establecimientos como espacios públicos de ocio, nos enteramos que también hace planes urbanísticos bajo una constructora denominada “Inter Ikea”, que lleva en marcha desde los años 90.  El próximo destino, UK.

La compañía sueca ha adquirido 11 hectáreas al este de Londres , con la intención de montar un vecindario completo, que ya tiene nombre: Strand East. El proyecto ya ha sido presentado en el ayuntamiento y el alcalde ha dado el visto bueno.

Este proyecto suena de lo más utópico: contará con 1.200 apartamentos de alquiler, 480.000 metros de oficinas,  además de zonas comerciales, espacios creativos, un restaurante, hotel, carril bici, zonas peatonales… todo rodeado por dos canales. Lo más llamativo de este vecindario, será la prohibición de tráfico, restringido únicamente al autobús y ambulancias, en caso de urgencia.

Proyecto Strand East

Proyecto Strand East

La basura será gestionada directamente desde los hogares, por unos conductos subterráneos de succión de residuos, y una planta hidráulica que abastecerá toda la energía que sea necesaria. Otra novedad es que pretende impulsar una vida más comunitaria, incluso contar con mercados de agricultores.

Esta ciudad futurista asusta un poco a los usuarios, ¿cuáles serán los motivos ocultos? ¿qué busca Ikea? Creo que la respuesta es simple, publicidad con una inversión muy bien aprovechada, además de un negocio en sí mismo. Si tenemos en cuenta los presupuestos astronómicos que suponen algunas campañas publicitarias, así como la inversión en nuevos modelos de negocio, se trata de una brillante estrategia de diversificación.

A otros les asusta que desentone con la arquitectura propia de la capital británica. Pero leyendo las declaraciones, lo único que quizá es dudoso, es el total control que esta multinacional pretende establecer en “su barrio”. Mientras las intenciones sean buenas, basadas en principios de ecología y sostenibilidad, ¿por qué desconfiar?.

Este complejo residencial sostenible, arrancará el año que viene. Ikea tiene previsto que cuando finalice, ya veremos la luz al otro lado de la crisis. Además de conformar una tendencia en comunicación, se posiciona también como precursor de la eficiencia energética en la construcción. Adaptándose al nuevo concepto de vivienda, que es más amable con el entorno además de ser más inteligente de cara al consumo.

Proyecto vecindario Ikea

Proyecto vecindario Ikea

La motivación que sacamos de todo esto, es que una vez más, vemos como la publicidad evoluciona a pasos agigantados, hacia lo que tiene que ser: una publicidad real, que convierta las ideas en experiencias, en acciones, y que aporte valor al consumidor.

¿Qué debate puede suponer que una tienda de muebles, se meta en el negocio de la construcción? Desde el punto de vista de su estrategia de comunicación, Ikea facilita la creación de espacios propios, en los que sentirse a gusto…  ¡ Viva la república independiente de mi casa! O Happy inside…

Una estrategia y buenas ideas.